Sri Lanka Cultura Especias

Explora el triangulo de oro, las plantaciones del té y las playas vírgenes del sur.

Conocida como la 'Perla del Océano Índico', viajar a Sri Lanka es conocer el paraíso de las plantaciones de té, exuberantes selvas llenas de elefantes, playas interminables y fascinantes ruinas antiguas.

Sri Lanka es un país pequeño que combina a la perfección una riqueza natural y cultural extraordinaria, con un leve rastro de distinción británica, herencia de su pasado colonial.  Es un destino que sorprende y enamora, atesorando sin pretensiones, la singularidad, espiritualidad y esencia de Asia.

Experiencias Top

Dormir bajo las estrellas

Safari en Mokoro

Mobile Safaris

El campamento viaja con vosotros!

Glamping

Vive el lujo africano

Safari en barco

Safari a caballo

Galopar siguiendo la migración de las zebras

Safari a pie

Déjate maravillar por la Roca de Sigiriya y todo el entorno selvático que la rodea. Avista elefantes en el Parque Nacional Kaudulla y visita el famoso Templo de la Reliquia del Diente en Kandy. Sumérgete en la vibrante y animada Colombo para conocer más de la conocida Perla del Índico.

8 lugares Patrimonio Mundial de la UNESCO hacen que un viaje a Sri Lanka sea una experiencia reveladora

Sri Lanka también es conocida por su rica y variada vida silvestre, gran parte de la cual está protegida dentro de reservas naturales, como Mirrierya y el Parque Nacional Yala donde se pueden encontrar en abundancia leopardos, elefantes y monos. 

Además, la antigua cultura nacional de Sri Lanka la convierte en un destino de viaje cautivador. 

Naturaleza en estado puro

Con la increíble cantidad de 22 parques nacionales, Sri Lanka se toma muy en serio la protección de su abundancia natural. La reserva más famosa, Yala National Park, alberga la mayor concentración de leopardos del mundo, así como majestuosos elefantes asiáticos, monos y coloridas aves.

La única regla del viaje es: no vuelvas como te fuiste. Vuelve diferente

Creemos juntos el viaje de tus sueños

Cada Viaje comienza con un sueño y termina con el recuerdo de un sueño. La mente, ese lugar secreto al que solo nosotros tenemos acceso, esconde deseos que aspiran a las experiencias más exclusivas. Para crearlos, primero deben ser soñados. Nosotros nos encargamos del resto.